La tiroides en el embarazo:  Lo que necesitas saber. – Sana tu tiroides
logo

Welcome to Wellspring

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipiscing elit, sed do eiusmod tempor incididunt ut labore et dolore magna aliqua.
Working Hours
Monday - Friday 09:00AM - 17:00PM
Saturday - Sunday CLOSED
From Our Gallery

+52 (55) 3660-8520

Av. Gobernador García Conde 34 col. San Miguel Chapultepec, Miguel Hidalgo, 11850 Cd. de México

Lun - Vie 10.00 - 18.00 Sab. 10am -1 pm Dom. Cerrado

Top

La tiroides en el embarazo:  Lo que necesitas saber.

Sana tu tiroides / embarazo  / La tiroides en el embarazo:  Lo que necesitas saber.

La tiroides en el embarazo:  Lo que necesitas saber.

La tiroides en el embarazo:  Lo que necesitas saber.

Por la Dra. Aviva Romm 

Después de 3 abortos, Tara finalmente pudo mantener su embarazo, sólo para entrar en trabajo de parto 6 semanas antes.  Afortunadamente, su hermoso hijo, aunque prematuro, estaba sano y no necesitaba ningún cuidado médico especial.  Al principio le dio miedo, y luego se  estresó cuando no pudo, ni siquiera con la ayuda de varios asesores de lactancia, producir suficiente leche materna para el pequeño Micah, a quien hubo que darle fórmula.  Se deprimió y se sintió como un fracaso total.  Entonces empezó a ganar peso, en lugar de perder el “peso del bebé” como esperaba que ocurriera.  Incluso cuando Micah volvió a casa del hospital, creciendo bien, arrullando y feliz, su depresión no se aliviaba.  Finalmente, a los 6 meses de posparto, recibió un diagnóstico: tenía tiroiditis de Hashimoto.  Sus análisis de tiroides no habían sido revisados en absoluto cuando tuvo los abortos espontáneos, no se habían hecho durante el embarazo, ni tampoco cuando la producción de leche materna era baja o para ver si había una razón médica para su depresión – cuando nunca antes había luchado contra la depresión.  Aunque en retrospectiva es 20/20, hay una gran posibilidad de que muchos de los problemas médicos de Tara – que le causaron un inmenso sufrimiento personal – podrían haberse prevenido si estos análisis se hubieran hecho hace tiempo, y si se hubiera cuidado adecuadamente la salud de su tiroides.

Una función tiroidea saludable es esencial para la salud física y emocional de las mujeres embarazadas y de las nuevas mamás.  También es crítica para la salud del bebé.

Pero los problemas de tiroides a menudo no se diagnostican durante el embarazo.  Los estudios muestran que cuando la evaluación de la tiroides se hace sólo en mujeres embarazadas con alto riesgo de problemas de tiroides, un sorprendente 55% de las mujeres con anormalidades de la tiroides se pasan por alto.  Y muchos de los síntomas comunes del hipotiroidismo (cuando la tiroides es lenta y de bajo rendimiento) se atribuyen al propio embarazo.  Esos síntomas incluyen fatiga, aumento de peso, problemas gastrointestinales, sentirse deprimido o ansioso y problemas para dormir.  Y, de hecho, si está embarazada (incluso si tiene la tiroides más sana del mundo) y no ha experimentado algunos de esos síntomas, está en la minoría (¡y tiene mucha suerte!) Es fácil ver cómo los síntomas de la tiroides se pasan por alto durante el embarazo.

 

Revelación completa: Los problemas de tiroides tienden a pasar desapercibidos en las mujeres no embarazadas, también.  El hipotiroidismo, que afecta predominantemente a las mujeres, es famoso por no ser diagnosticado.  De hecho, la enfermedad de la tiroides es tan común entre las mujeres, y tan a menudo descuidada por la medicina convencional, que considero que la enfermedad de la tiroides es una cuestión feminista.

 

Esta es tu tiroides durante el embarazo

 

Durante el embarazo, las hormonas del cuerpo cambian como respuesta natural para mantener otra vida.  La mayoría de las mujeres embarazadas sienten estas mareas hormonales crecientes en su vida diaria: náuseas matinales, quizás algo de acidez estomacal, aumento del apetito – todo gracias a los niveles más altos de hormonas clave relacionadas con el embarazo, como el estrógeno, la progesterona y la gonadotropina coriónica humana, o GCH, que es la hormona que se mide en la sangre o la orina cuando se realiza una prueba de embarazo.

 

La producción de la hormona tiroidea también cambia durante el embarazo.  La tiroides producirá más globulina de unión T4 (TBG), lo que resulta en concentraciones más altas de las hormonas tiroideas T4 y T3 que en las mujeres no embarazadas.  Esto ayuda a satisfacer las mayores necesidades metabólicas del cuerpo durante el embarazo.  (T4 y T3 son las principales hormonas producidas por la tiroides)

 

En otras palabras, el embarazo aumenta las demandas de la tiroides – y eso pone a las mujeres que tienen condiciones de tiroides preexistentes, las mujeres que han tenido problemas de tiroides en embarazos anteriores, y las mujeres que tienen hipotiroidismo subclínico o Hashimoto naciente, en mayor riesgo de problemas de tiroides durante el embarazo.

 

Los riesgos de los problemas de la tiroides en el embarazo

 

Los problemas de la tiroides en el embarazo pueden manifestarse de varias maneras, siendo la más común el hipotiroidismo, ya sea no autoinmune o autoinmune – también llamado Hashimoto.

 

El hipotiroidismo se caracteriza por un alto nivel de TSH y un bajo nivel de T4 libre.  El hipotiroidismo subclínico se caracteriza por una TSH elevada pero una T4 y T3 libre normal – o por la presencia de anticuerpos contra la TPO de la tiroides cuando otros números de la tiroides están dentro del rango óptimo.

 

El hipotiroidismo abierto presenta un mayor riesgo de causar problemas (y a menudo problemas más graves) en el embarazo, pero no se debe ignorar un estado subclínico.

 

Los riesgos de hipotiroidismo durante el embarazo incluyen:

 

  • Aumento de la tasa de aborto espontáneo en el primer trimestre
  • Preeclampsia e hipertensión gestacional
  • Parto prematuro
  • Aumento de la tasa de cesáreas
  • Hemorragia posparto
  • Deterioro del desarrollo neurológico en los niños (los estudios han relacionado el hipotiroidismo en el embarazo con los trastornos del espectro autista)

 

Algunos estudios han demostrado riesgos similares en mujeres embarazadas con hipotiroidismo subclínico.

 

Además, el hipotiroidismo durante el embarazo puede ser un presagio de problemas de tiroides después del embarazo: el riesgo de desarrollar tiroiditis posparto aumenta entre un 40 y un 60 por ciento si el resultado es positivo en el primer o el primer segundo trimestre.  Y los problemas de tiroides posparto llevan a una fatiga aún mayor que el típico agotamiento asociado a ser madre primeriza.  La tiroiditis posparto también puede provocar depresión, pérdida de cabello, dificultad para perder peso y problemas para producir la leche materna adecuada.

 

¿Importa la salud de la tiroides durante el embarazo?  Sí, sí, y sí.  Averigüe lo que necesita saber sobre la salud de la tiroides durante el embarazo

 

Esta es una de las razones por las que recomiendo encarecidamente que todas las mujeres se sometan a una sencilla prueba de tiroides al principio del embarazo, a pesar de las recomendaciones de algunas organizaciones médicas profesionales de que sólo se realicen pruebas a las mujeres embarazadas de alto riesgo.  Y, si los resultados de esas pruebas muestran signos de problemas de tiroides o de problemas de tiroides incipientes, siga haciéndose las pruebas a intervalos regulares durante el embarazo.  Conocer y tratar los problemas de la tiroides desde el principio puede ayudar a prevenir los riesgos para la salud de la madre y el bebé durante el embarazo, incluyendo uno de los problemas más desgarradores asociados con el hipotiroidismo en el embarazo: el aborto.

 

Antes de concebir

 

Los problemas de la tiroides no sólo pueden contribuir al agotamiento posparto, a la depresión y a la resistencia a la pérdida de peso, sino que también pueden dificultar el embarazo.  En condiciones óptimas, las mujeres que intentan concebir deberían hacerse un chequeo de la función tiroidea y, si los resultados de sus análisis no son óptimos, deberían buscar apoyo y tratamiento.  Las mujeres que se someten a una fertilización in vitro también pueden beneficiarse al conocer y optimizar su número de tiroides durante el proceso de FIV.  (Escribiré más sobre la salud de la tiroides cuando intente concebir en una futura entrada de blog).

 

  Hipotiroidismo,Antes de concebir

 

Los problemas de la tiroides no sólo pueden contribuir al agotamiento posparto, a la depresión y a la resistencia a la pérdida de peso, sino que también pueden dificultar el embarazo.  En condiciones óptimas, las mujeres que intentan concebir deberían hacerse un chequeo de la función tiroidea y, si los resultados de sus análisis no son óptimos, deberían buscar apoyo y tratamiento.  Las mujeres que se someten a una fertilización in vitro también pueden beneficiarse al conocer y optimizar su rango de tiroides durante el proceso de FIV. 

 

 Hipotiroidismo, Hashimoto y riesgo de aborto espontáneo

 

El aborto, aunque es mucho más común de lo que la mayoría de las mujeres se dan cuenta, suele ser una experiencia increíblemente dolorosa desde el punto de vista emocional y psicológico, y las mujeres sufren en silencio y en soledad.  Generalmente se les dice a las mujeres que “simplemente sucede” o “es para bien porque probablemente hubo problemas cromosómicos”.  Aunque a veces no sabemos por qué se produce un aborto espontáneo, y los problemas cromosómicos sí lo provocan, también lo puede hacer el hipotiroidismo, y éste es un problema “solucionable”.

 

Las mujeres que dan positivo en las pruebas de anticuerpos contra la TPO corren el mayor riesgo de tener resultados adversos en el embarazo y el aborto.  Es más, las investigaciones sugieren que estos resultados adversos ocurren con una menor TSH que en las mujeres sin anticuerpos contra la TPO.  Por eso es tan importante la prueba de anticuerpos contra la TPO durante el embarazo, y por eso, aunque sólo dé positivo en la prueba de anticuerpos contra la TPO (y todas las demás cifras estén dentro del rango), es importante buscar tratamiento.

 

Además, las mujeres que ya toman un suplemento de hormona tiroidea pueden no estar suficientemente cubiertas por su dosis actual durante el embarazo.  Debido a que la necesidad de hormona tiroidea en el cuerpo aumenta durante el embarazo, muchas mujeres que ya están tomando medicamentos pueden necesitar aumentar sus dosis de hormona tiroidea durante el primer trimestre.  Los estudios sugieren que entre el 24 y el 55 por ciento de las mujeres que ya están tomando levotiroxina (una medicación suplementaria de hormona tiroidea también conocida como Synthroid) tienen una TSH elevada en su primera visita prenatal al médico.

 

Los problemas de tiroides no detectados pueden aumentar el riesgo de aborto y causar otras complicaciones del embarazo.  Esto es lo que necesita saber.

 

La mayoría de los laboratorios tienen rangos de referencia trimestrales específicos para los números de la tiroides.  Un gran estudio basado en la población encontró que las mujeres embarazadas con valores de TSH negativos para los anticuerpos en el rango óptimo (menos de 2,5 mU/L) durante el primer trimestre tuvieron menos abortos que las mujeres con valores de TSH negativos para los anticuerpos entre 2,5 y 5,0 al principio del embarazo.  La levotiroxina puede utilizarse durante las primeras etapas de la gestación para ayudar a reducir los valores de TSH.

 

Los niveles bajos de FT3 o FT4 sugieren la necesidad de realizar más pruebas y de tomar posibles medicamentos para complementar la hormona tiroidea.  Los anticuerpos anti-TPO elevados por sí solos en el embarazo no sugieren la necesidad de tratamiento con hormona tiroidea, sin embargo, los suplementos recomendados a continuación en este artículo son importantes para reducir estos anticuerpos.  Los anticuerpos elevados indican un riesgo mucho más alto de progresión a la enfermedad de Hashimoto abierta durante el embarazo, después del nacimiento del bebé, o más tarde en la vida.  Normalizarlos puede proteger contra esto.

 

Si está tomando un suplemento de hormona tiroidea por primera vez durante el embarazo, le recomiendo la levotiroxina.  La mayoría de los ginecólogos y obstetras están familiarizados con la levotiroxina y sabrán cómo dosificarla y administrarla por usted.  Muchos ginecólogos y obstetras están menos familiarizados con otros medicamentos, y como la dosificación adecuada es TAN importante durante el embarazo, recomiendo cambiar de medicamento sólo si la levotiroxina no mejora sus valores de laboratorio.

 

Las investigaciones sugieren que las mujeres embarazadas que han dado positivo en las pruebas de anticuerpos contra la TPO, y que están tomando levotiroxina (incluso cuando la duración del tratamiento es corta), reducen las posibilidades de pérdida del embarazo.

 

La función tiroidea y el bienestar del bebé

 

Una función tiroidea materna subóptima puede afectar al crecimiento y desarrollo del bebé.  Los estudios han demostrado que el hipotiroidismo materno en las primeras etapas de la gestación se asocia con una función cognitiva deficiente, un desarrollo psicomotor deficiente y un bajo coeficiente intelectual en los niños.  Investigaciones más recientes han conectado el hipotiroidismo materno con problemas emocionales y de comportamiento en la descendencia.  Los niños también son más propensos a experimentar eventualmente sus propios problemas de tiroides.

 

Los estudios han vinculado el hipotiroidismo grave en el embarazo temprano (a veces llamado hipotiroxinemia materna) con un mayor riesgo de autismo en los bebés.  El riesgo para las mujeres con hipotiroidismo severo de tener un bebé diagnosticado con autismo es 4 veces mayor que el de las mujeres con una función tiroidea óptima.  Estos hallazgos añaden más pruebas al valor de la prueba de laboratorio de la tiroides al principio del embarazo.

 

Medicamentos para la tiroides en el embarazo – ¿Es necesario?

 

Si la TSH es elevada o los FT3 o FT4 son bajos, entonces es necesario tomar medicación tiroidea.  Si ya tiene un diagnóstico conocido de Hashimoto y está medicada, los niveles de medicación deberían ajustarse automáticamente con un aumento de hasta el 50% para compensar las demandas adicionales del embarazo en su cumplimiento.

Esto debe hacerse con la orientación de su partera o médico, y se deben hacer análisis de seguimiento para asegurarse de que usted está en la mejor dosis para sus nuevas necesidades prenatales. 

 

Para revertir los anticuerpos tiroideos elevados :Toma Selenio: 

Se ha demostrado que el selenio reduce los anticuerpos de TPO y retrasa o detiene el desarrollo de Hashimoto. El selenio es seguro para las mujeres embarazadas y recomiendo tomar hasta 200 mcg/día (no exceder esa cantidad) durante el embarazo y hasta seis meses después del parto. El selenio también puede obtenerse de los alimentos, particularmente de las nueces de Brasil – aunque recomiendo comer alimentos ricos en selenio junto con un suplemento, no como un reemplazo. Sólo una o dos nueces de Brasil al día pueden ayudar a aumentar las reservas de selenio del cuerpo. También recomiendo otros alimentos ricos en selenio como los champiñones, el pollo, los huevos, el cordero, el bacalao, el pavo y el fletán.

 

La investigación también sugiere que tomar selenio junto con myo-inositol tiene un efecto notablemente poderoso en la restauración de los niveles de TSH a un rango saludable, reduciendo los anticuerpos TPOAb y TgAB, y mejorando la producción de la hormona tiroidea. La dosis es de 200 mcg/día de selenio y 600 mg/día de myoinositol.

 

Vitamina D: Los estudios muestran que los niveles de vitamina D tienden a ser más bajos en personas con hipotiroidismo. Debido a que el cuerpo necesita la vitamina D para producir y utilizar las hormonas tiroideas, y debido a que la vitamina D es un importante modulador inmunológico que está involucrado en cientos de funciones de mantenimiento de la salud en el cuerpo – incluyendo la salud de los huesos, el estado de ánimo, la regulación del azúcar en la sangre y la energía – es importante tener niveles óptimos durante el embarazo (¡y cuando no se está embarazada, también!). En algunos casos, la vitamina D es el eslabón perdido cuando una mujer ya está tomando un suplemento de hormonas tiroideas, pero su dosis debe seguir cambiando si no está viendo resultados. La baja vitamina D puede ser el culpable que se esconde en el fondo. Hágase la prueba de la vitamina  D y tome el suplemento con 2000-4000 unidades diarias si sus niveles son bajos. El nivel óptimo en sangre está entre 50 y 80.

 

Haga la prueba y vuelva a hacerla

Si hay algo que espero que se quede de este post es la importancia de hacer pruebas al principio del embarazo, si está tratando de concebir, o si ha tenido un historial de aborto o depresión posparto, y de optimizar los números del laboratorio de la tiroides. Los resultados adversos asociados con una función tiroidea subóptima en el embarazo son reales – y pueden ser devastadores – y también son prevenibles y reversibles.

 

Llegar a la raíz de las causas

Esta es la buena noticia: los problemas de tiroides se pueden arreglar, a menudo con intervenciones naturales y de estilo de vida. Sí, en algunos casos, tanto las mujeres embarazadas como las que no lo están requieren un suplemento de hormonas tiroideas – y eso no debe interpretarse como un fracaso de las intervenciones en el estilo de vida – pero todas las mujeres con problemas de tiroides (ya sea que tomen o no medicamentos para la tiroides) pueden trabajar para curar las causas de raíz con estrategias naturales.

En Sana tu tiroides tenemos un programa personalizado que puede hacerse de la mano con tu médico , para revisarlo www.midetubinestar.com/salud-integral

No Comments

Post a Comment

Descarga la guía para mejorar tu digestión y tiroides
Te enviaremos contenido útil una vez al mes.
Respetamos tu privacidad