Conoce algunos de los síntomas y recomendaciones cuando hay tiroiditis de Hashimoto – Sana tu tiroides
logo

Welcome to Wellspring

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipiscing elit, sed do eiusmod tempor incididunt ut labore et dolore magna aliqua.
Working Hours
Monday - Friday 09:00AM - 17:00PM
Saturday - Sunday CLOSED
From Our Gallery

Lun – Vie 10.00 – 17.00 Domingo Cerrado

+52 (55) 3660-8520

Campeche 233 Condesa, CDMX México

Top

Conoce algunos de los síntomas y recomendaciones cuando hay tiroiditis de Hashimoto

Sana tu tiroides / Hipotiroidismo  / Conoce algunos de los síntomas y recomendaciones cuando hay tiroiditis de Hashimoto

Conoce algunos de los síntomas y recomendaciones cuando hay tiroiditis de Hashimoto

Dolor de cabeza

Los dolores de cabeza y las migrañas son comunes en Hashimoto y ocurren con más frecuencia que en la población general (1). Y la aparición y la intensidad del dolor de cabeza podría cambiar, ya que es causado por los niveles fluctuantes de hormonas tiroideas (2, 3).

Usted puede experimentar diferentes tipos de dolores de cabeza. Aunque los dolores de cabeza, incluso en los pacientes de Hashimoto, pueden tener muchas causas diferentes, pueden ser consecuencia de cambios metabólicos relacionados con su condición tiroidea (1, 4).

Es bueno registrar sus dolores de cabeza y migrañas, especialmente si está cambiando o ajustando los niveles de su medicamento, para que pueda hablar con su médico sobre sus experiencias. Pueden ajustar la dosis si sus opciones de tratamiento actuales no funcionan bien.

1. Lisotto, C.M. et al. The comorbidity between migraine and hypothyroidism (2013).
2. Chakera, A.J. et al. Treatment for primary hypothyroidism: current approaches and future possibilities (2012).
3. Canaris, G.J. et al. The Colorado thyroid disease prevalence study (2000).
4. Lima Carvalho, M.F. et al. Headache in recent onset hypothyroidism: Prevalence, characteristics and outcome after treatment with levothyroxine (2016).

 

Digestión

La digestión a menudo se altera en Hashimoto, ya que las hormonas tiroideas determinan el metabolismo en el intestino y el intestino. Las manifestaciones digestivas más comunes son: diarrea, indigestión (acidez o dispepsia), dificultad para tragar (disfagia), inflamación o irritación del esófago (esofagitis), inflamación del revestimiento del estómago (gastritis), estreñimiento, distensión abdominal, malestar y flatulencia, náuseas y vómitos. El hipotiroidismo puede ser una causa de sangrado gastrointestinal. El hipotiroidismo aumenta la posibilidad de que se presenten cálculos en las vías biliares y en la vesícula biliar (1).

Los síntomas generalmente se resuelven con el tratamiento de la enfermedad de la tiroides y el tratamiento adicional con antibióticos, ya que la diarrea puede ser causada por el crecimiento excesivo de bacterias (2, 3).
En Hashimoto’s, el cuerpo reconocerá algunos alimentos como una sustancia dañina y tratará de destruirla. La enfermedad de Hashimoto causa una pérdida de “tolerancia oral” a los alimentos que hemos ingerido (4). Esto significa que el propio sistema inmunológico comienza a reconocer el alimento como una amenaza para el cuerpo, tal como lo hace con las bacterias y los virus. Esto suele empeorar con el tiempo y provoca alergia o intolerancia alimentaria (4).
Si está probando un nuevo enfoque de dieta, permítase por lo menos dos semanas para ver si tiene algún efecto. Si comienza a sentirse peor, visite a su médico y deje de seguir la rutina de dieta que está probando.
Es bueno hacer un seguimiento de la dieta junto con la digestión, para entender mejor la conexión entre ciertos alimentos y las alteraciones en la digestión. Si su digestión se interrumpe durante un período prolongado de tiempo, debe visitar a su proveedor de atención médica y hacer más pruebas para entender qué la está causando.

1. Daher, R. et al. Consequences of dysthyroidism on the digestive tract and viscera (2009).
2. Ebert, E. C. The thyroid and the gut (2010).
3. Patil, A. D. Link between hypothyroidism and small intestinal bacterial overgrowth (2014).
4. Pabst, O. et al. Oral tolerance to food protein (2012).

 
Fatiga

La falta de energía, o fatiga, es uno de los primeros signos de hipotiroidismo (1, 2).

Usted podría experimentar una fatiga temporal, causada por niveles fluctuantes de hormonas tiroideas (3, 4).

Es posible que se sienta exhausto después del ejercicio, ya que el ejercicio aumenta la necesidad de hormona tiroidea (5). El mismo estado de baja energía puede ocurrir si con frecuencia se olvida de tomar su medicamento, si está tomando una dosis demasiado baja del medicamento o si está tomando medicamentos adicionales que interfieren con la absorción de la hormona tiroidea. Si usted toma una sobredosis de levothyroxin, podría experimentar picos en sus niveles de energía (6, 7).

Es bueno registrar su energía, especialmente si está cambiando o ajustando los niveles de su medicamento, para que pueda hablar con su proveedor de atención médica sobre sus experiencias. Usted puede ajustar la dosis si sus opciones de tratamiento actuales no le funcionan bien.

1. Lindstedt, G. et al. Thyroid dysfunction and chronic fatigue (2001).
2. Kaltsas, G. A. et al. Fatigue, endocrinopathies, and metabolic disorders (2010).
3. Chakera, A.J. et al. Treatment for primary hypothyroidism: current approaches and future possibilities (2012).
4. Canaris, G.J. et al. The Colorado thyroid disease prevalence study (2000).
5. Ciloglu, F. et al. Exercise intensity and its effects on thyroid hormones (2005).
6. Begin, M.E. et al. Thyroid Function and Cognition during Aging (2008).
7. Jahagirdar, V. et al. Thyroid hormone’s role in regulating brain glucose metabolism and potentially modulating hippocampal cognitive processes (2012).

Somnolencia

La somnolencia (somnolencia) es uno de los primeros síntomas del hipotiroidismo. El hipotiroidismo también está asociado a la arquitectura anormal del sueño, o a la forma en que usted pasa por las etapas del sueño. El hipotiroidismo causa un frecuente despertar durante la noche, y como consecuencia una falta de sueño REM (movimiento rápido de los ojos). La falta de sueño REM puede causar confusión mental, disminución de la concentración y la memoria, fatiga, depresión, presión arterial elevada, incluyendo temblores en las manos. La dosificación adecuada y el uso diario de la medicación deberían mejorar la falta de buena calidad del sueño (1).

Los problemas respiratorios (ronquidos y paradas y arranques repetidos de la respiración – apnea del sueño) durante el sueño se observan a menudo en pacientes con hipotiroidismo (2).

Los niveles de la hormona tiroidea también afectan el síndrome de las piernas inquietas (SPI), un trastorno en el que uno tiene una sensación incómoda y desagradable en las piernas, que quieren moverse, y que mejora al moverlas (caminar, estirarse).

Tener una buena calidad de sueño determinará muchos de los otros síntomas, por lo tanto, es bueno notar cómo era la calidad del sueño, especialmente si usted está cambiando o ajustando los niveles de su medicamento, para que pueda hablar con su proveedor de atención médica sobre sus experiencias. Usted puede ajustar la dosis si sus opciones de tratamiento actuales no le funcionan bien.

1. VanDyck, P. et al. Sleep apnea, sleep disorders, and hypothyroidism (1989).
2. Misiolek, M. et al. Sleep apnea syndrome and snoring in patients with hypothyroidism with relation to overweight (2007).
3. Resta, O. et al. Influence of subclinical hypothyroidism and T4 treatment on the prevalence and severity of obstructive sleep apnoea syndrome (OSAS) (2005).

 

Dolor muscular El dolor muscular y tendinoso son síntomas de una tiroides poco activa (1, 2). El dolor muscular puede aparecer como una señal temprana de la enfermedad de Hashimoto, especialmente en personas más jóvenes (3).

El tratamiento con levotiroxina podría ser útil para la debilidad muscular (3, 4).

Es bueno registrar cuándo experimenta dolor muscular, especialmente si está cambiando o ajustando los niveles de su medicamento, para que pueda hablar con su proveedor de atención médica sobre sus experiencias. Usted puede ajustar la dosis si sus opciones de tratamiento actuales no le funcionan bien.

1. Larsen, P.R. et al. The thyroid gland (1998).
2. Oliva, F. et al. Thyroid hormones and tendon: current views and future perspectives. Concise review (2013).
3. Rodolico, C. et al. Myopathy as the persistently isolated symptomatology of primary autoimmune hypothyroidism (1998).
4. Villar, J. et al. Myopathy in patients with Hashimoto’s disease (2015).

Pérdida de cabello 

La pérdida de cabello se define por la caída diaria de más de 150 cabellos, en comparación con un cuero cabelludo sano que pierde entre 100 y 150 cabellos por día (1). La pérdida de cabello puede durar entre un par de meses y varios años, y puede diferir en su gravedad (2).
Un cuero cabelludo sano contiene entre 80.000 y 120.000 cabellos, que crecen a un ritmo de aproximadamente 1 cm/ 0,4 pulgada por mes (1). Este crecimiento de vello ocurre en un ciclo de tres fases:

Fase de crecimiento del cabello o anágena (3-6 años), con ~90% de todo el cabello está en esta fase.

La transición del crecimiento del vello a la fase de reposo o catágena (1-2 semanas) ~1% de todo el vello se encuentra en esta fase.

La fase de reposo o telógena (2-4 meses) con ~10% de todo el cabello se encuentra en esta fase.

El cabello se cae después de la fase telógena (1).

¿Qué puede causar una pérdida excesiva de cabello?

La pérdida excesiva de cabello suele ser causada por el desequilibrio hormonal, la deficiencia de hierro y el estrés. Se sabe que ocurre después del parto o debido a cambios en la dieta, los medicamentos o la dosis de los mismos. La pérdida de cabello puede ser desencadenada por una fiebre prolongada, un ciclo menstrual irregular, ciertos anticonceptivos o el síndrome del ovario poliquístico (SOPQ). La gravedad de la pérdida de cabello puede cambiar en diferentes estaciones del año (1 – 9).
Los niveles inadecuados de zinc están relacionados con la pérdida de cabello (10-12). La falta de niacina (parte del complejo de vitamina B3) (13), selenio y vitamina D (14, 15) puede provocar la caída del cabello. La falta de vitamina A (16, 17), así como su suplementación excesiva, pueden provocar la caída del cabello (18, 19). La suplementación excesiva de vitamina E también puede provocar la pérdida de cabello (19). La falta de biotina (20, 21) también puede causar pérdida de cabello.

Hashimoto y la pérdida de cabello

Dos formas diferentes de pérdida de cabello están conectadas a la tiroides disfuncional: alopecia areata (22), una pérdida de cabello en parches o localizada y efluvio telógeno (TE), una pérdida de cabello más dispersa no contenida en un área del cuero cabelludo.
La alopecia areata (“calvicie en círculo”) es una condición genética (23), y puede ser causada por la enfermedad de Hashimoto y algunas otras enfermedades autoinmunes o inflamatorias (Graves, eczema y vitíligo).

¿Cómo medir la gravedad de la pérdida de cabello?

La prueba de lavado es probablemente el mejor método: lavar el cabello después de 5 días del último lavado del champú y cubrir el drenaje con una gasa. Cuente el cabello que quedó atrapado en la gasa (2).
Si esto no funciona para usted, puede hacer un recuento diario de pelos en su peine/cepillo. No olvide limpiar su peine o cepillo entre uso y uso.

Al introducir el valor del día, es posible que desee utilizarlo como guía:

1 (grave) es más de 250 cabellos por día

2 es entre 200 y 250 cabellos por día

3 (moderado) tiene entre 150 y 200 cabellos por día

4 es entre 100 y 150 cabellos por día

5 (ninguno) es menos de 100 cabellos por día

¿Qué pruebas adicionales se pueden hacer?

Si su análisis de tiroides se realizó recientemente, su médico podría ordenar un conteo sanguíneo completo que incluya un análisis de sangre para verificar los niveles de hierro y vitamina D (5, 22, 24). Su médico podría revisar su cuero cabelludo para ver cualquier patrón de pérdida de cabello.

¿Cuáles son las opciones de tratamiento?

Usted puede discutir varias opciones de tratamiento con su médico:

Tratamiento con zinc, que en general es seguro, a menos que se haya tomado una sobredosis (25).

Corticosteroides, aplicados en la zona en cuestión, aunque su eficacia no está bien establecida (26, 27)

Otros tratamientos incluyen: ditranol (usado para el tratamiento de la psoriasis), inmunosupresores, esteroides o medicamentos usados para tratar condiciones autoinmunes (26, 28, 29).

Su médico y usted pueden decidir cuál es la mejor opción de tratamiento para usted.

¿Cuánto tiempo tardará en mejorar?

La regeneración del cabello es un proceso largo, y puede tomar de tres a seis meses para que la pérdida de cabello se detenga, y otros seis a doce meses para que el cabello vuelva a crecer (30).

Referencias:

1. Paus R et al. The biology of hair follicles (1999).
2. Trueb RM. Hair growth and disorders (2008).
3. Courtois M et al. Periodicity in the growth and shedding of hair (1996).
4. Kantor J et al. Decreased serum ferritin is associated with alopecia in women (2003).
5. Shrivastava SB. Diffuse hair loss in adult female: approach to diagnosis and management (2009).
6. Werner B et al. Clinical and histological challenge in the differential diagnosis of diffuse alopecia: female androgenetic alopecia, telogen effluvium and alopecia areata-Part II (2012).
7. Ohyama M et al. Characterization and isolation of stem cell-enriched human hair follicle bulge cells (2006).
8. St Pierre SA et al. Iron deficiency and diffuse nonscarring scalp alopecia in women: more pieces to the puzzle (2010).
9. Du X et al. The serine protease TMPRSS6 is required to sense iron deficiency (2008).
10. Arnaud J et al Zinc status in patients with telogen defluvium (1995).
11. Rushton DH. Nutritional factors and hair loss (2002).
12. Kil MS et al. Analysis of Serum Zinc and Copper Concentrations in Hair Loss (2013).
13. Spivak JL et al. Pellagra: an analysis of 18 patients and a review of the literature (1977).
14. Amor KT et al. Does D matter? The role of vitamin D in hair disorders and hair follicle cycling (2010).
15. Li YC et al. Targeted ablation of the vitamin D receptor: an animal model of vitamin D-dependent rickets type II with alopecia (1997).
16. Suo L et al. Dietary vitamin A regulates wingless-related MMTV integration site signaling to alter the hair cycle (2015).
17. Everts HB. Endogenous retinoids in the hair follicle and sebaceous gland (2012)
18. Finner AM. Nutrition and hair: deficiencies and supplements (2013)
19. Rushton DH. Nutritional factors and hair loss (2002).
20. Wolf B. Biotinidase Deficiency (1993).
21. Fujimoto W et al. Biotin deficiency in an infant fed with amino acid formula (2005).
22. Mahamid M et al. Association between vitamin D levels and alopecia areata (2014).
23. Betz RC et al. Genome-wide meta-analysis in alopecia areata resolves HLA associations and reveals two new susceptibility loci (2015).
24. D’Ovidio R et al. Reduced level of 25-hydroxyvitamin D in chronic/relapsing alopecia areata (2013).
25. Peter C et al. Therapie der Alopecia areata mit Zinksulfat – eine placebokontrollierte Studie an 307 Patienten (1996).
26. Freyschmidt-Paul P et al. Alopecia areata Klinik, Pathogenese und rationale Therapie einer T-Zell-vermittelten Autoimmunerkrankung (2003).
27. Tosti A et al. Efficacy and safety of a new clobetasol propionate 0.05% foam in alopecia areata: a randomized, double-blind placebo-controlled trial (2006).
28. Messenger AG et al. British Association of Dermatologists’ guidelines for the management of alopecia areata (2012).
29. Wolff H. The Diagnosis and Treatment of Hair and Scalp Diseases (2016).
30. Bergfeld WF et al. Shedding: how to manage a common cause of hair loss (2001).

 
Cuello inflamado o bocio

El síntoma clínico más común de la enfermedad de Hashimoto es el agrandamiento de la glándula tiroides, o bocio, que provoca la inflamación del cuello. El bocio ocurre en las primeras etapas de la enfermedad de Hashimoto, mientras que la glándula tiroides todavía es bastante funcional, y la inflamación en sí no altera mucho su función.

El bocio ocurre porque la falta de la hormona T4 en el cuerpo empuja a las células tiroideas a agrandarse para aumentar la producción de hormonas tiroideas. La tiroides también se infiltra con células inmunitarias y en cierto punto se inflama. A medida que las células se dañan y no pueden producir más hormonas tiroideas, habrá fibrosis, un proceso en el que se forman cicatrices.

¿Qué causa el bocio?

El bocio afecta a unas 15 de cada 100 personas, y es causado por la falta de yodo en los alimentos (1-4), lo que lleva a la falta de producción de T4 y T3, lo que hará que se produzca más TSH para producir más T4 y T3.

1. El embarazo puede aumentar el volumen de la tiroides y provocar una hinchazón del cuello (5, 6).
2. Sobrepeso y obesidad: las personas que tienen un IMC más alto también podrían almacenar parte de la grasa en la glándula tiroides, causando su agrandamiento (7).
3. El bocio y el agrandamiento del cuello es cuatro veces más común en las mujeres que en los hombres, y aumenta con la edad (8).
La baja TSH puede contribuir al bocio (9).

Tratamiento

El tratamiento depende de lo que está causando la inflamación del cuello y puede incluir lo siguiente
1. Observación
2. Suplementos de yodo, incluyendo yodo radioactivo
3. Supresión de la hormona T4 con medicamentos de tionamida
4. Cirugía

Su médico le recomendará el mejor tratamiento dependiendo de su estado de salud y sus necesidades. Puede ser útil para su médico saber los patrones de la hinchazón del cuello: ¿ocurre periódicamente o sólo una vez?

Referencias:

1. Andersson M., et al. Current global iodine status and progress over the last decade towards the elimination of iodine deficiency, 2005
2. Laurberg P., et al. Environmental iodine intake affects the type of nonmalignant thyroid disease, 2001
3. Brauer V. F. H., et al. Iodine nutrition, nodular thyroid disease, and urinary iodine excretion in a German university study population, 2005
4. Knudsen N., et al. Risk factors for goiter and thyroid nodules. 2002
5. Rotondi M., et al. Parity as a thyroid size-determining factor in areas with moderate iodine deficiency, 2002
6. Knudsen N., et al. Parity is associated with increased thyroid volume solely among smokers in an area with moderate to mild iodine deficiency, 2002
7. Lee M. H., et al. Thyroid dysfunction associated with follicular cell steatosis in obese male mice and humans. Endocrinology, 2015
8. Popoveniuc G., et al. Thyroid nodules, 2012
9. Ertek S., et al. Relationship between serum zinc levels, thyroid hormones and thyroid volume following successful iodine supplementation, 2010

Frialdad en manos y pies

Manos y pies fríos es un síntoma común de una tiroides poco activa (1). También está conectado a una sensibilidad al frío, lo que significa que si usted está en una habitación que no está bien calentada, podría sentirse incómodo rápidamente, mucho más rápido que sus compañeros sin problemas de tiroides.

¿Qué causa el frío en las manos y los pies?

Una tiroides poco activa, lo que resulta en una menor producción de hormonas tiroideas, impedirá que el cuerpo produzca energía (1). Esto también significa que el cuerpo necesitará más tiempo para adaptarse al ambiente más frío.

Nuestro cuerpo es especialmente sensible a los niveles bajos de triyodotironina (T3) (2). La falta de hormonas tiroideas retrasará el metabolismo y disminuirá la cantidad de energía y calor que nuestras células pueden producir.
Toma algún tiempo normalizar, incluso más de lo que toma normalizar los niveles de T4 y TSH en la sangre.
Si tiene las manos y los pies fríos, es bueno que hable con su médico sobre cómo manejar esto y disminuir su sensibilidad al frío. También es útil saber si esta sensibilidad está mejorando por los cambios en su medicación o en su estilo de vida. Lleve un registro de sus síntomas y observe cómo cambian los patrones durante períodos de tiempo más largos.

 Referencias:
1. Al-Adsani H, et al. Resting energy expenditure is sensitive to small dose changes in patients on chronic thyroid hormone replacement, 1997
2. Laurberg P., et al. Cold adaptation and thyroid hormone metabolism, 2005

 ResfriadosEl resfriado común y la gripe suelen ser enfermedades de corta duración causadas por virus estacionales. Se sabe que son desencadenantes ambientales de las enfermedades de la tiroides (1).

Tanto el tratamiento del resfrío como el de la gripe se centran en aliviar los síntomas y fortalecer el cuerpo para combatir rápidamente la infección. Las partes comunes del cuerpo atacadas por ambos virus incluyen el tracto respiratorio superior, la garganta, la nariz y los senos paranasales.

Un resfriado o gripe puede empeorar los síntomas de Hashimoto y puede desencadenar el síndrome de Hashimoto en personas que aún no han sido diagnosticadas (2). Se ha demostrado que muchos otros virus también causan la enfermedad de Hashimoto: rubéola o sarampión alemán, paperas, virus de Epstein Barr (EBV), parvovirus y enterovirus.

¿Cómo desencadenan los virus del resfrío y la gripe los de Hashimoto?
Los virus que causan un resfriado o gripe activan el sistema inmunitario, lo que provoca una acumulación en el número de células inmunitarias necesarias para combatir la infección. Muchas de las células infectadas mueren en el proceso y las células muertas producen un alto número de moléculas llamadas citoquinas.

Las citoquinas pueden llevar al sistema inmunológico a comenzar a atacar al cuerpo, ya que las células inmunitarias reconocen erróneamente a las células tiroideas como invasoras (3, 4).

La lucha contra un virus causa ciertos cambios en el metabolismo del cuerpo. Los niveles de hormonas T3 y T4 pueden ser inusualmente bajos, especialmente en el caso de un resfriado o gripe acompañado de fiebre. Esta es una respuesta corporal normal para combatir una infección y preservar la energía.

Es importante que le informe a su médico sobre su estado general de salud cuando se haga un análisis de sangre de la tiroides, ya que el análisis puede estar influenciado por su estado de salud agudo, especialmente por un resfriado o gripe (5).

Los efectos a largo plazo de un resfriado o gripe grave pueden llevar a una tiroides poco activa.
Estos efectos pueden detectarse en semanas, meses o incluso años después de que la infección haya pasado (6).

¿Qué sucede con las infecciones bacterianas?
Aunque los resfriados y la gripe son causados por virus, ciertas infecciones bacterianas respiratorias causan síntomas similares. Si una infección es bacteriana, lo más probable es que le receten antibióticos. Esto también puede causar una caída en los niveles de hormona tiroidea, así como en los niveles de zinc (un mineral importante) (7).

Los síntomas que pueden empeorar durante el curso del tratamiento con antibióticos son:
Sabor amargo en la boca
Pérdida repentina del cabello
Sentirse deprimido
Ataques prolongados de diarrea
Retraso en la cicatrización de heridas

Los síntomas pueden tardar hasta unas pocas semanas en resolverse después de completar un curso de antibióticos.

Hacer un seguimiento de cuándo tiene un resfriado o gripe puede ayudarle a entender cómo se ven afectados otros síntomas de la tiroides, cuánto tiempo tarda en recuperarse por completo y cómo ayudar a acelerar la recuperación.

Referencias:

1. Prummel M, et al. The environment and autoimmune thyroid diseases, 2004
2. Volpe R. Thyroiditis: current views of pathogenesis, 1975
3. Harii N, et al. Thyrocytes express a functional toll-like receptor 3: overexpression can be induced by viral infection and reversed by phenylmethimazole and is associated with Hashimoto’s autoimmune thyroiditis, 2005
4. Marazuela M, et al. Thyroid autoimmune disorders in patients with chronic hepatitis C before and during interferon-alpha therapy, 1996
5. Burgi U, et al. Effects of an acute bacterial infection on serum thyroid hormones and nuclear triiodothyronine receptors in mice, 1986
6. Bach JF. Infections and autoimmunity, 2005
7. Ambooken B, et al. Zinc Deficiency Associated with Hypothyroidism: An Overlooked Cause of Severe Alopecia, 2013

 

Irregularidads en la menstruación 

Una tiroides poco activa puede causar ciclos menstruales irregulares (1-3):

demasiado corto (polimenorrea), menos de 24 días

Demasiado tiempo (oligomenorrea), más de 38 días.

ausencia completa de la menstruación (amenorrea), ningún período durante seis meses o más

sangrado menstrual abundante y prolongado (menorragia)

Las alteraciones en el ciclo menstrual son tres veces más frecuentes con una tiroides poco activa. Una tiroides poco activa también puede causar trastornos sexuales y reducción de la fertilidad (2, 3). Dos trastornos de fertilidad comunes -el síndrome del ovario poliquístico (SOPQ) y la endometriosis- ocurren con mayor frecuencia en personas con una tiroides hipoactiva (4, 5).

Ciclos menstruales regulares
Los ciclos menstruales regulares se definen actualmente como más largos que 24 y más cortos que 38 días, con no más de 7 días de variación entre la duración del ciclo (6, 7).

Patrones de sangrado (8-11):
El sangrado leve es menos de tres toallas higiénicas o tampones maxi completamente empapados, o hasta cinco toallas higiénicas o tampones normales, o hasta 30 ml de sangre recolectada en una copa menstrual.

El sangrado medio es de tres a siete maxi pads completamente empapados o súper tampones.
-o 6 a 14 toallas higiénicas o tampones completamente empapados, o 30-80 mL de sangre recolectada en una copa menstrual.

El sangrado intenso consiste en ocho o más tampones maxi pads super empapados, o 16 o más tampones o tampones normales empapados, o 80 mL de sangre en una copa menstrual.

Usted debe incluir coágulos de sangre al evaluar los patrones de sangrado. Los coágulos de sangre pueden ser pequeños (que contienen 1 mL de sangre), medianos (que contienen 3 mL de sangre) o grandes (que contienen 5 mL de sangre).

¿Qué causa los ciclos menstruales irregulares?
Los ciclos menstruales tienden a ser irregulares al inicio de la pubertad (primeros años después del comienzo de la menstruación) y hacia el final de la edad reproductiva (menopausia) (7).

¿Por qué es importante seguir y conocer los patrones del ciclo menstrual?
El seguimiento de la duración del ciclo, así como de los patrones de sangrado, puede ayudarle a comprender la conexión entre los diferentes síntomas, así como a evaluar el riesgo de brotes autoinmunes durante las diferentes fases del ciclo menstrual.

Si está planeando un embarazo, su ovulación puede ser posterior al día 14 del ciclo, ya que incluso cambios leves en las hormonas tiroideas pueden causar un retraso en la ovulación (12).

Una fase lútea más corta (la segunda fase del ciclo menstrual) -menos de 14 días- se debe generalmente a los bajos niveles de hormona tiroidea que causan bajos niveles de hormona progesterona. La progesterona es responsable de la formación del revestimiento uterino en la fase lútea.

Referencias:
1. Dittrich R, et al. Thyroid hormone receptors and reproduction, 2011
2. Krassas GE, et al. Thyroid function and human reproductive health, 2010
3. Unuane D, et al. Endocrine disorders and female fertility, 2011
4. Janssen OE, et al. High prevalence of autoimmune thyroiditis in patients with polycystic ovary syndrome, 2004
5. Sinaii N, et al. High rates of immune and endocrine disorders, fibromyalgia, chronic fatigue syndrome and atopic diseases among women with endometriosis, 2002
6. Fraser IS, et al. Can we achieve international agreement on terminologies and definitions used to describe abnormalities of menstrual bleeding, 2007
7. Adams Hillard PJ. Menstruation in adolescents: what do we know? And what do we do with the information, 2014
8. Dasharathy SS, et al. Menstrual Bleeding Patterns Among Regularly Menstruating Women, 2012
9. Munro MG. Classification of menstrual bleeding disorders, 2012
10. Fraser IS, et al. The FIGO recommendations on terminologies and definitions for normal and abnormal uterine bleeding, 2011
11. Wyatt KM, et al. Determination of total menstrual blood loss, 2001
12. Mauro T, et al. A role for thyroid hormone in the induction of ovulation and corpus luteum function, 1992

Para salir de dudas, acude a tu laboratorio local y hazte un perfil tiroideo completo con anti cuerpos anti tiroideos. Puedes agendar una cita para valorar tu caso al 55 3660 8520  o a info@sanatutiroides.com con un médico especialista y te daremos una solución integrativa integrando nutrición, yoga, un trabajo de consciencia y acompañamiento para regresar a tu equilibrio de la mano de la ciencia y nuevas medidas que tratan de raíz esta epidemia silenciosa. Tu condición no te define, tú lo haces. TOMA ACCIÓN, la vida espera por tí en tu versión mas sana y radiante. #sanatutiroides

No Comments

Post a Comment

Descarga la guía para mejorar tu digestión y tiroides
Te enviaremos contenido útil una vez al mes.
Respetamos tu privacidad