La dieta, ejercicio, el peso y la temperatura corporal con Hashimoto – Sana tu tiroides
logo

Welcome to Wellspring

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipiscing elit, sed do eiusmod tempor incididunt ut labore et dolore magna aliqua.
Working Hours
Monday - Friday 09:00AM - 17:00PM
Saturday - Sunday CLOSED
From Our Gallery

Lun – Vie 10.00 – 17.00 Domingo Cerrado

+52 (55) 3660-8520

Campeche 233 Condesa, CDMX México

Top

La dieta, ejercicio, el peso y la temperatura corporal con Hashimoto

Sana tu tiroides / estilo de vida  / La dieta, ejercicio, el peso y la temperatura corporal con Hashimoto

La dieta, ejercicio, el peso y la temperatura corporal con Hashimoto

 

Dieta

Para muchos pacientes de Hashimoto, el cuerpo reconoce ciertos alimentos como dañinos y trata de destruirlos. La literatura científica no es totalmente clara en cuanto a qué alimentos causan una respuesta inmunológica, y cada individuo debe determinarlos por sí mismo.

Los alimentos o grupos de alimentos más comunes que se recomienda evitar o reducir son los lácteos, el trigo y la soja; por lo tanto, si usted está considerando una dieta de eliminación, estos grupos de alimentos son una buena primera línea de exclusión al tratar de determinar a qué es alérgico (1,2).

Lo que comemos está conectado a los síntomas. Como la leche contiene más de 400 proteínas diferentes, y algunas de estas proteínas se asemejan a partes de nuestras propias proteínas, esta similitud entre la proteína de la leche y nuestra propia proteína es la causa de los síntomas (1).

Cuando intente el enfoque de la dieta de eliminación , espere dos semanas antes de cuantificar el impacto.

Referencias.

1. Vojdani A. A Potential Link between Environmental Triggers and Autoimmunity (2014).
2. Ch’ng, C.L. et al. Celiac disease and autoimmune thyroid disease (2007).

 

Ejercicio

La actividad física regular es importante para prácticamente todos los seres humanos con el fin de mantener un cuerpo y una mente sanos. Reduce el riesgo de enfermedades cardiovasculares, ciertos tipos de cáncer, diabetes tipo 2, depresión y enfermedades óseas y articulares (1).

Con Hashimoto se deben incorporar ciertas modificaciones o restricciones a las rutinas de ejercicio, con el fin de acomodar las necesidades específicas de cada persona y las demandas únicas de la enfermedad (2). Pero la actividad física sigue siendo importante para prevenir la progresión de la enfermedad.

El ejercicio demasiado intenso, prolongado o frecuente puede no dar tiempo suficiente para restaurar los niveles normales de las hormonas tiroideas T3 y T4 (3, 4).

Como las hormonas tiroideas son absolutamente necesarias para la utilización de las reservas de energía de nuestro cuerpo por parte de todas las células, si no se recuperan, usted podría sentirse inesperadamente cansado después del ejercicio.

Las recomendaciones generales son permitir un día o dos de descanso entre entrenamientos, y establecer lo que es un buen balance de ejercicio para usted (3). Trate de seguir una cierta rutina durante dos semanas y haga un seguimiento de su energía y niveles de enfoque. Esto le ayudará a encontrar una buena zona para usted.

Hacer deporte reduce la inflamación en el cuerpo (5, 6), que es una característica de las enfermedades autoinmunes. Hacer ejercicio en intervalos regulares podría ayudar a reducir los brotes desencadenados por Hashimoto.

Referencias.

 1. Warburton, D.E. et al. Health benefits of physical activity: the evidence (2006).
2. Lankhaar, J.A. et al. Impact of overt and subclinical hypothyroidism on exercise tolerance: a systematic review (2014).
3. Ciloglu, F. et al. Exercise intensity and its effects on thyroid hormones (2005).
4. Al-Hashem, F. et al. Exhaustive exercise and vitamins C and E modulate thyroid hormone levels at low and high altitudes (2012).
5. Adamopoulos, S. et al. Physical training reduces peripheral markers of inflammation in patients with chronic heart failure (2001).
6. Nicklas, B.J. et al. Behavioural treatments for chronic systemic inflammation: effects of dietary weight loss and exercise training (2005).
Peso 

Las hormonas tiroideas regulan el metabolismo y qué tan bien su cuerpo convierte los alimentos en energía. Una tiroides poco activa se ha asociado con un metabolismo más bajo, aumento de peso y un aumento del índice de masa corporal (IMC) (1,2).

Incluso pequeños cambios en la función tiroidea dentro del rango normal pueden contribuir a un aumento de peso significativo con el tiempo (3). Las personas con una tiroides hipoactiva típicamente pesan 5-10 kg más que las personas con una tiroides que funciona normalmente (4). Al menos una parte del aumento de peso se debe a la excesiva retención de agua (5).
La tiroides regula el peso controlando la actividad del cerebro, la grasa, los músculos, el hígado y el páncreas (6-8), que son reguladores clave de la tasa metabólica basal (BMR) (9).

Terapia para regulación de la glándula tiroides y el control de peso

Se ha demostrado que incluso un pequeño cambio en la dosis de levotiroxina (T4) cambia significativamente el metabolismo y la capacidad de mantener un peso saludable (10). El aumento de peso se ha asociado con un fT4 más bajo y un TSH más alto, incluso si la TSH y el fT4 están dentro de los rangos normales (11). La mayor parte de la pérdida de peso inicial cuando se toma la terapia T4 proviene de la pérdida excesiva de agua, no de la pérdida de grasa (5). La pérdida de peso a través de un cambio en los hábitos alimenticios y el aumento del ejercicio regular debería mejorar sus niveles de hormona tiroidea (3,12).

Si la terapia T4 resulta en una pérdida rápida de peso, es bueno que se comunique con su médico, ya que es posible que sea necesario ajustar la dosis de su medicamento.

Grasa corporal e inflamación

La grasa tiene un gran impacto en los niveles y la actividad de las hormonas tiroideas en el cuerpo. Un aumento en el porcentaje de grasa corporal causará cambios en sus niveles de hormona tiroidea y desencadenará una respuesta autoinmune al producir una molécula llamada leptina. Las moléculas de leptina causan una inflamación continua en el cuerpo (11).

Reducir la grasa corporal reducirá el número de moléculas de leptina y por lo tanto reducirá la inflamación, junto con ciertos síntomas que usted podría experimentar.

Peso y niveles de hormona tiroidea

Los niveles de la hormona tiroidea no cambian proporcionalmente con el peso; en personas con sobrepeso y obesas, las pruebas mostrarán niveles altos de TSH, así como niveles altos de fT3 y fT4 (13-15).

Cambio de peso y terapia de tiroides

Si usted ha perdido o ganado 10% o más de su peso corporal, es posible que necesite ajustar su terapia.

En ambos casos, hablar con su médico le ayudará a determinar una nueva terapia para usted.

Un peso saludable es importante

Mantener un peso saludable ayudará a la salud de su corazón y sus huesos, así como a su fertilidad.

Comer alimentos bajos en sal podría ayudar con el problema de acumulación de agua causado por una tiroides poco activa. Con el fin de alcanzar y mantener un peso saludable, es posible que necesite encontrar qué tipo de dieta y alimentos son buenos para usted. Saber esto ayudará a reducir o quizás bloquear por completo los brotes de Hashimoto.

Es bueno llevar un registro de su peso, ya que puede ayudarle a entender qué alimentos desencadenan o reducen los brotes de Hashimoto, qué alimentos causan hinchazón y un rápido aumento de peso, así como los alimentos que le ayudan a perder peso. Tener una buena visión general de sus medicamentos y estilo de vida, así como de otros síntomas en combinación con su peso, le ayudará a entender mejor su salud en general.

Es bueno hablar con su médico acerca de las fluctuaciones en el peso, o un rápido aumento o pérdida de peso, para determinar el mejor enfoque terapéutico para usted.

Referencias:

1. Rosenbaum M, et al. Effects of changes in body weight on carbohydrate metabolism, catecholamine excretion, and thyroid function. 2000
2. Danforth E, et al. Dietary-induced alterations in thyroid hormone metabolism during overnutrition. 1979
3. Biondi B. Thyroid and obesity: An intriguing relationship. 2010
4. Carlé A, et al. Smoking cessation is followed by a sharp but transient rise in the incidence of overt autoimmune hypothyroidism – A population-based case-control study. 2012
5. Knudsen N, et al. Small differences in thyroid function may be important for body mass index and the occurrence of obesity in the population. 2005
6. Cheng SY, et al. Molecular aspects of thyroid hormone actions. 2010
7. Iwen KA, et al. Thyroid hormone and the metabolic syndrome. 2013
8. Liu YY, et al. Thyroid hormone crosstalk with nuclear receptor signaling in metabolic regulation. 2010
9. Kim B. Thyroid hormone as a determinant of energy expenditure and the basal metabolic rate. 2008
10. Reinehr T, et al. Hyperthyrotropinemia in obese children is reversible after weight loss and is not related to lipids. 2006
11. Radetti G, et al. Changes in lifestyle improve body composition, thyroid function, and structure in obese children. 2012
12. Fenwick EH. The diuretic action of fresh thyroid juice. 1981
13. Reinehr T. Obesity and thyroid function. 2010
14. Rotondi M, et al. Raised serum TSH levels in patients with morbid obesity: is it enough to diagnose subclinical hypothyroidism? 2009
15. De Pergola G, et al. Free triiodothyronine and thyroid stimulating hormone are directly associated with waist circumference, independently of insulin resistance, metabolic parameters and blood pressure in overweight and obese women. 2007

Temperatura corporal basalTener una tiroides poco activa cambia la forma en que se genera y mantiene el calor corporal. Esta es la razón por la que la mayoría de las personas con una tiroides y Hashimoto poco activa tendrán temperaturas corporales más bajas que el promedio.

Mantener la temperatura corporal basal (TCB) es uno de los procesos más costosos del cuerpo. Muchas hormonas en el cuerpo pueden impactarlo, pero las hormonas tiroideas son las únicas que modulan la TCB para que se corresponda con el equilibrio energético del cuerpo. Dado que una tiroides poco activa significa una falta de energía, esa es una de las razones por las que la TCB de las personas con una tiroides poco activa será más baja (1).

¿Qué es la TCB?

La temperatura corporal basal (TCB) es la temperatura de su cuerpo en reposo. Por lo general, es la temperatura corporal más baja que usted experimentará a lo largo del día.

Las hormonas tiroideas son fundamentales para la generación y el mantenimiento de la TCB, e incluso pequeños cambios en los niveles hormonales mostrarán el cambio en la TCB (1).

¿Cómo regula la tiroides la TCB?

Las hormonas tiroideas regulan la temperatura corporal al aumentar la energía disponible en el cuerpo, así como al aumentar el apetito, el pulso, la cantidad de oxígeno suministrado a diferentes partes del cuerpo y la acumulación de grasa. Las hormonas tiroideas trabajan conjuntamente con el sistema nervioso para mantener la temperatura corporal.

Las hormonas tiroideas determinan qué cantidad de la molécula de energía llamada ATP (trifosfato de adenosina) será producida por el cuerpo (2). El ATP es la moneda de energía en la célula, y cuanto más la tenga, mejor será en la generación de calor. Si usted genera demasiado calor, comienza a sudar; si es demasiado poco, los músculos comenzarán a temblar.

La diferencia en la cantidad de energía que produce la célula puede ser muy llamativa: para cualquier tipo de trabajo muscular, por ejemplo, caminar o correr, las personas con una tiroides poco activa pueden generar hasta tres veces menos calor, en comparación con las personas con una tiroides que funciona normalmente (3, 4).

Esto se puede corregir con medicamentos para la tiroides, y se ha demostrado que incluso los cambios mínimos en los niveles de fT4 (dentro de los rangos normales) pueden tener un impacto significativo en la temperatura corporal (1, 5, 6).

 

¿Dónde se crea el calor?

La mayor parte del calor basal se produce en grasa marrón o tejido adiposo marrón. Es importante para adaptarse al frío, al igual que las hormonas tiroideas (1). La grasa marrón contiene muchas enzimas llamadas deiodinasas, que son importantes para la conversión de T4 en T3 activo. Esto significa que la grasa marrón puede generar T3, que es crucial para producir la molécula energética ATP, y para crear calor durante ese proceso (7).

La tiroides y otras partes del cuerpo

Las hormonas tiroideas podrían aumentar el impacto hormonal del uso del calor en el sistema nervioso (8). Activan la adrenalina y la noradrenalina y a través de esto aumentan la conversión de T4 a T3 (6). Más notablemente, cuando se está muriendo de hambre, la conversión de T4 a T3 disminuye (9).
El aumento de la temperatura también aumenta la necesidad de más oxígeno, lo que aumenta la función del corazón para llevar más oxígeno a diferentes partes del cuerpo (10).

Otras causas de cambios en la TCB

Las hormonas tiroideas son los principales reguladores de la temperatura corporal, pero no los únicos que tienen un impacto: la insulina, el glucagón, el estrógeno y la progesterona, la epinefrina, la leptina y la grelina tienen un impacto importante en la TCB (1). Mientras que la tiroides puede tener un impacto más continuo en la TCB, las otras hormonas son más temporales.

Los genes tienen un gran impacto en la forma en que se regula la TCB de una persona (11), y predeterminan el nivel de TCB.

¿Cómo afecta la exposición al frío a la TCB?

Durante la exposición al frío, las hormonas tiroideas activan la grasa marrón (12). Con una tiroides poco activa, el cuerpo desarrolla mecanismos de protección para preservar el calor, y uno podría sentir esto como manos y pies fríos. Este mecanismo también se rige por las hormonas tiroideas (1, 13).

¿Por qué medir la TCB?

La temperatura corporal basal es un buen indicador general del estado de la tiroides, y podría decir más acerca de qué tan bien los medicamentos están compensando la actividad tiroidea. Puede ser un primer indicador de una sobredosis de medicamentos.

Tener una tiroides poco activa cambia la forma en que se genera y mantiene el calor corporal. Esta es la razón por la que la mayoría de las personas con una tiroides y Hashimoto poco activa tendrán temperaturas corporales más bajas que el promedio.Mantener la temperatura corporal basal (TCB) es uno de los procesos más costosos del cuerpo. Muchas hormonas en el cuerpo pueden impactarlo, pero las hormonas tiroideas son las únicas que modulan la TCB para que se corresponda con el equilibrio energético del cuerpo. Dado que una tiroides poco activa significa una falta de energía, esa es una de las razones por las que la TCB de las personas con una tiroides poco activa será más baja (1).

 

Referencias:

1. Silva JE. Thermogenic Mechanisms and Their Hormonal Regulation, 2006
2. Silva JE. The thermogenic effect of thyroid hormone and its clinical implications, 2003
3. Leijendekker WJ et al. Heat production during contraction in skeletal muscle of hypothyroid mice, 1987
4. Silva JE. Thyroid hormone control of thermogenesis and energy balance. Thyroid, 1995
5. Boivin M, et al. Uncoupling protein-2 and -3 messenger ribonucleic acids in adipose tissue and skeletal muscle of healthy males: variability, factors affecting expression, and relation to measures of metabolic rate, 2000
6. Arsenijevic D, et al. Disruption of the uncoupling protein-2 gene in mice reveals a role in immunity and reactive oxygen species production, 2000
7. Timms-Hagen J. Thyroid Hormones and Thermogenesis, 1983
8. Werner & Ingbar’s The Thyroid: A Fundamental and Clinical Text, 2012
9. Young JB, et al. Effect of diet and cold exposure on norepinephrine turnover in brown adipose tissue of the rat, 1982
10. Kahala GJ, et al. Cardiovascular hemodynamics and exercise tolerance in thyroid disease, 2002
11. R. Rising, et al. Concomitant interindividual variation in body temperature and metabolic rate, 1992
12. Andersen S, et al. Thyroid hyperactivity with high thyroglobulin in serum despite sufficient iodine intake in chronic cold adaptation in an Arctic Inuit hunter population, 2012
13. Castillo M, et al. Disruption of thyroid hormone activation in type 2 deiodinase knockout mice causes obesity with glucose intolerance and liver steatosis only at thermoneutrality, 2011
En los programas de Sana tu tiroides incorporamos el movimiento de manera progresiva además de una correcta nutrición y se evalúa tu estado general para generar un programa personalizado basado en tus caso. Agenda una llamada de descubrimiento al 55 3660 8520 o escríbenos al info@sanatutiroides.com

No Comments

Post a Comment

Descarga la guía para mejorar tu digestión y tiroides
Te enviaremos contenido útil una vez al mes.
Respetamos tu privacidad