Las cinco etapas de condición de Hashimoto – Sana tu tiroides
logo

Welcome to Wellspring

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipiscing elit, sed do eiusmod tempor incididunt ut labore et dolore magna aliqua.
Working Hours
Monday - Friday 09:00AM - 17:00PM
Saturday - Sunday CLOSED
From Our Gallery

Lun – Vie 10.00 – 17.00 Domingo Cerrado

+52 (55) 3660-8520

Campeche 233 Condesa, CDMX México

Top

Las cinco etapas de condición de Hashimoto

Sana tu tiroides / Hipotiroidismo  / Las cinco etapas de condición de Hashimoto

Las cinco etapas de condición de Hashimoto

Las cinco etapas de la condición de Hashimoto

Idealmente, las personas serían diagnosticadas con Hashimoto antes de que sean diagnosticadas con hipotiroidismo – de esta manera se podría conocer el riesgo de padecer hipotiroidismo y la oportunidad de identificar las razones subyacentes del ataque del sistema inmunológico a la tiroides. La condición de Hashimoto evoluciona en cinco etapas, lo que significa que hay varios puntos de evolución donde se puede detectar antes de que se desarrolle el hipotiroidismo. Para su referencia, he enumerado las cinco etapas de progresión de la enfermedad como así como el enfoque médico convencional que es probable que experimente en las distintas etapas.

 

– Etapa 1: Las personas sólo tienen la predisposición genética para desarrollar Hashimoto’s y no tienen ninguna manifestación de la enfermedad. No han sido expuestos a los desencadenantes autoinmunes necesarios, y por lo tanto, su función tiroidea será óptima, sin necesidad de evidencia de un ataque inmunológico en la glándula. Ellos no tendrá ningún síntoma de disfunción de la tiroides, y ninguna evidencia de Hashimoto fuera de los genes predisponentes.

Mientras los científicos identifican algunos genes predisponentes, es importante tener en cuenta que la identificación de los genes relacionados a las enfermedades son todavía un trabajo en progreso y recordar que los genes no determinan nuestro destino.

– Etapa 2: Esta es la etapa inicial del ataque autoinmune en la tiroides. Mientras que las pruebas de anticuerpos pueden ser positivas en esta etapa, todos los demás marcadores del perfil tiroideo se considerarán dentro de límites normales. Dicho esto, una persona en la etapa 2 puede ser altamente sintomática. Los médicos que no indican estudios a profundidad pueden  diagnosticar mal a las personas en esta etapa con ansiedad o depresión, o etiquetarlos como hipocondríacos.

Etapa 3: Aquí vemos el comienzo del fallo de la función de la glándula tiroides; esto también se conoce como hipotiroidismo subclínico. La tiroides ya no puede compensar el ataque autoinmune, así que podemos cuantificar realmente los cambios en la tiroides , notablemente la TSH comenzará a mostrarse como ligeramente elevada. El enfoque convencional a este respecto es observar y esperar hasta que la tiroides se agote,  a no ser que esa persona sea altamente sintomática, esté embarazada, o tratando de concebir, o si el médico es más progresista, se prescriben hormonas sintéticas . Las mujeres que han pasado su período fértil son las menos propensas a recibir tratamiento en este período, ya que se cree que la TSl-I aumenta con la edad.

Etapa 4: En este punto, el Hashimoto involucra abiertamente al fallo de la glándula tiroides. La tiroides ya no puede produce suficiente hormona y no es capaz de compensar debido al daño avanzado de la tiroides. Este es la etapa en la que la mayoría de las personas son diagnosticadas por su síntomas evidentes y laboratorios obvios fuera de rango.

Sus laboratorios van a mostrar una TSH elevada y niveles bajos de T3 y T4. Es probable que la mayoría de los pacientes recibir una prescripción de tiroxina sintética, tal como levotiroxina (los nombres de marca incluyen Synthroid, Eutirox Levoxyl y otros).

Etapa 5: Esta etapa lleva a la progresión a un nivel adicional de enfermedades autoinmunes como el lupus, la artritis reumatoide, Sjogren’s, psoriasis, y otros.

En un mundo ideal, los pacientes serían diagnosticados durante la etapa 2 de manera que las intervenciones en el estilo de vida normalicen los niveles de hormonas tiroideas , comenzando a prevenir y revertir la progresión de la enfermedad y tratar los síntomas.

Los estudios han encontrado que los anticuerpos de la tiroides indicativos de la enfermedad de Hashimoto puede estar presente hasta una década antes de que la persona se desarrolle alteración de la función tiroidea. Se sospecha que pueden estar elevados durante mucho tiempo. Puede tomarle a una persona muchas décadas aprender que tiene hipotiroidismo debido al uso inadecuado de la prueba de detección de TSH. Se requiere tomar como medida preventiva y de control un perfil tiroideo completo con anti cuerpos anti tiroideos.

La importancia del diagnóstico oportuno.

Lo ideal sería que detectáramos anticuerpos de la tiroides antes de que se produzca un daño de tejido tiroideo. De esta manera podríamos buscar la causa principal del ataque autoinmune y ralentizar, reducir, y incluso eliminar este ataque autoinmune en la tiroides.

Identificar los desencadenantes puede ayudar a reducir la velocidad y, en algunos casos, a frenar la destrucción autoinmune de la glándula tiroides. Esto hará prevenir muchos años de sentirse mal, teniendo que depender de medicamentos para la tiroides, y el desarrollar  enfermedades autoinmunes adicionales.

Aunque algunas personas han sido capaces de regenerar el tejido tiroideo y eliminan los medicamentos para la tiroides, las tasas de regeneración no siempre son predecibles, y por supuesto es es mucho más fácil prevenir daños que reparar la glándula.

Tener una afección autoinmune nos pone en riesgo de padecer otras condiciones autoinmunes por lo que abordar la causa raíz de la enfermedad de Hashimoto ayudará a prevenir la desarrollo de otras condiciones. Estudios han comprobado que reducir los desencadenantes de anticuerpos antitiroideos puede potencialmente prevenir el cáncer de tiroides.

 

Tratamientos para la enfermedad de Hashimoto

Como se discutió, el estándar de cuidado para Hashimoto es utilizar un medicamento sintético de reemplazo de la hormona tiroidea. La levotiroxina es el medicamento más comúnmente recetado para la enfermedad de Hashimoto cuando la persona progresa a la etapa avanzada de hipotiroidismo. Este sustituto hecho por el hombre se utiliza como reemplazo o suplemento para las hormonas tiroideas producidas internamente cuando nuestra propia la glándula tiroides no puede producir suficiente.

 

Mientras que esta medicina puede ser útil para muchas personas y sus síntomas, no trata las causas subyacentes de  la condición. Los medicamentos sintéticos para la tiroides también son a menudo dosificados incorrectamente por los médicos, tomadas incorrectamente por los pacientes, y subutilizados por nuestros cuerpos (debido a los problemas del cuerpo para convertir la hormona T4 que se encuentra en el a la hormona T3, la hormona más fisiológicamente activa). Este es el por qué muchas personas continúan luchando con síntomas de la tiroides tales como pérdida de cabello, neblina cerebral, aumento de peso, depresión y fatiga incluso después de que han empezado a tomar el medicamento.

Mientras que las personas con daño avanzado a su glándula tiroides son medicados con hormona tiroidea, las personas que se encuentran en las primeras etapas de la enfermedad de Hashimoto pueden ser ordenadas a observar y esperar y se les rechazan las hormonas tiroideas, a pesar del hecho de que las hormonas tiroideas podrían  ayudarles a reducir los síntomas y preservar la función de la tiroides cuando están en la etapa 2. En cambio, los medicamentos como los antidepresivos (para el estado de ánimo y la fatiga) o estimulantes (para la neblina cerebral, el exceso de peso, y fatiga) son recomendables. Una vez más, estos medicamentos no llegan al y a diferencia de las hormonas tiroideas, a menudo son

innecesario y puede tener efectos secundarios no deseados.

Los protocolos que se comparten a través de Sana tu tiroides no pretenden ser un sustituto de los medicamentos para la tiroides y el estándar de atención, pero deben ser considerados como un enfoque complementario que le ayudarán a sentirse mejor mientras trabaja con su médico para optimizar y, con suerte, minimizar su medicación.

 

En caso de que usted considere la posibilidad de someterse a una cirugía en caso de tener diagnóstico de Hashimoto

Actualmente se está llevando a cabo un ensayo clínico para determinar si la eliminación de la glándula tiroides se asocia con una mejor calidad de vida en personas con Hashimoto’s. Mientras que la extirpación de la glándula tiroides resulta en la desaparición de los anticuerpos de la tiroides, deteniendo el ataque a la tiroides, no garantiza que el sistema inmunológico no atacará a otro órgano. Después de todo, el desequilibrio inmunológico, que tiene como fundamentalmente ataca a la tiroides permanecerá, incluso después de que la tiroides sea removida. Además, la extirpación de la tiroides requiere tomar de por vida medicamentos. Muchas personas han tenido éxito en estar en remisión a través de cambios en su estilo de vida y debería considerarse la extirpación de la glándula tiroides como un último recurso.

 

Próximos pasos

Para comenzar se necesita hacer un inventario de los síntomas, así como tener estudios de laboratorio no más antigüos a un mes, con un perfil tiroideo completo con anti cuerpos antitiroideos y quimica sanguínea de 35 elementos. Completar además una evaluación de síntomas hormonales y de tu relación con la comida y la valía determinará tu arquetipo y nos permitirá hacer un seguimiento de su progreso a medida que usted implementa modificaciones en el estilo de vida. Comunícate al 55 3660 8520, escríbenos un mensaje directo o un correo a info@sanatutiroides.com y descarga aquí el temario del programa personalizado: https://mailchi.mp/e71018ece155/programa  El programa se puede realizar a distancia mientras estés en control endocrinológico de manera local.

Comments:

  • María Teresa Ocampo
    02/07/2019 at 4:27 PM

    Hola estoy por hacerme los estudios tengo hipotiroidismo.
    Cuesta algo el programa??
    Gracias

Post a Comment

Descarga la guía para mejorar tu digestión y tiroides
Te enviaremos contenido útil una vez al mes.
Respetamos tu privacidad