Los 6 riesgos más importantes relacionados con altos niveles de cortisol y cómo el yoga puede influir. – Sana tu tiroides
logo

Welcome to Wellspring

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipiscing elit, sed do eiusmod tempor incididunt ut labore et dolore magna aliqua.
Working Hours
Monday - Friday 09:00AM - 17:00PM
Saturday - Sunday CLOSED
From Our Gallery

Lun – Vie 10.00 – 17.00 Domingo Cerrado

+52 (55) 3660-8520

Campeche 233 Condesa, CDMX México

Top

Los 6 riesgos más importantes relacionados con altos niveles de cortisol y cómo el yoga puede influir.

Sana tu tiroides / Manejo del estrés  / Los 6 riesgos más importantes relacionados con altos niveles de cortisol y cómo el yoga puede influir.

Los 6 riesgos más importantes relacionados con altos niveles de cortisol y cómo el yoga puede influir.

El cortisol es la hormona que gobierna tus antojos, digestión, presión arterial, patrones de sueño y vigilia, además de determinar tu capacidad para lidiar con el estrés. Pertenece a la familia de los glucocorticoides, capaz de elevar tu glucosa. El trabajo principal del cortisol: elevar tu glucosa y almacenar el exceso en el hígado, a través de un proceso llamado almacenamiento de glucógeno. La glucosa te da energía y es indispensable para vivir y realizar normalmente tus funciones. Como el más poderoso de los glucocorticoides, el cortisol nos mantiene vivos mediante tres propiedades:

  • eleva los niveles de glucosa en la sangre
  • incrementa la presión arterial y
  • modula la inflamación

Es importante que conozcas los principales riesgos del exceso de cortisol, que se activa en respuesta a un estímulo estresante y que en condiciones normales, vuelve a sus niveles normales después de elevarse, sin embargo es frecuente en las personas que están estresadas desarrollan señales de que sus niveles de cortisol se mantienen arriba, como ganas de comer chocolate, mala calidad de sueño, grasa abdominal, ansiedad. ¿Que puede ocurrir si esto continúa así?

Obesidad, aumento de la grasa corporal y síndrome metabólico en mujeres. Demasiado estrés hace que engordes, especialmente en el vientre, donde las células grasas tienen cuatro veces más receptores de cortisol que la grasa localizada en otra parte. El síndrome metabólico es un grupo de síntomas, entre los que se incluyen obesidad abdominal, concentraciones bajas del colesterol HDL (menos de 40 miligramos por decilitro en hombres o menos de 50 en mujeres), valores altos de triglicéridos (más de 150 miligramos por decilitro), valores altos de presión arterial (más de 130/85 milímetros de mercurio) e hiperglucemia de ayuno (más de 100 miligramos por decilitro) o posprandial (más de 140 miligramos por decilitro dos horas después de una carga oral de glucosa de 75 gramos). Si se tienen 3 o más de estos 5 síntomas, se padece síndrome metabólico, dejando riesgo para la diabetes tipo 2 y desenlaces cardiovasculares a largo plazo.

Problemas de estado de ánimo y cerebrales, incluida la depresión, la enfermedad de Alzheimer y la esclerosis múltiple (EM). Los pacientes con cortisol alto tienen problemas con la percepción, el procesamiento y la regulación de las emociones, similares a los síntomas del estado de ánimo que se encuentran en la depresión. El hipercortisolismo y un punto de ajuste hiperactivo del sistema HPA están relacionados con la depresión y el suicidio, y la mitad de las personas a las que se les diagnostica depresión tienen cortisol alto.

El exceso de cortisol reduce el cerebro, causa deterioro cognitivo, disminuye la actividad cerebral y está asociado con la enfermedad de Alzheimer. Un sistema nervioso hiperactivo y estresado se ha relacionado con la neurodegeneración (ruptura de los nervios) y una mayor discapacidad; tanto el desarrollo como la progresión de la EM están relacionados con el estrés y la reactividad de la HPA, y en todas las etapas, los pacientes con EM muestran altos niveles de cortisol.

Retraso en la cicatrización de heridas. Entre los hombres que se ofrecieron a recibir una biopsia de 4 mm, los niveles de cortisol predijeron la velocidad de cicatrización de la herida, mientras que el consumo de alcohol, el ejercicio, la alimentación sana y el sueño no lo hicieron.

Infertilidad y síndrome de ovario poliquístico. El SOPQ, la principal causa de infertilidad en los Estados Unidos, se ha relacionado con un eje Hipotálamo- pituitaria hiperactivo, lo que tiene sentido, ya que los altos niveles de andrógenos, como DHEAS (miembro de la familia de los andrógenos y precursor de la testosterona), se asocian con la desregulación suprarrenal temprana.

Empeoramiento del sueño. Las personas con insomnio tienen niveles más altos de cortisol durante las 24 horas del día. La pérdida ósea en mujeres menopáusicas y una mayor tasa de fracturas vertebrales o de la columna vertebral también están asociadas con niveles más altos de cortisol.

He aquí algunas razones por las que el yoga es una muy buena solución para controlar los niveles de cortisol: 

Cuando haces yoga, aquí es donde debes enfocar tu atención:

Canta. Ilumina tu memoria y reduce la vigilancia con un simple canto, como el OM, alargando cada letra.  Comienza con una inhalación profunda y canta en la exhalación. Repita lentamente, sincronizado con su respiración. El sonido calma tu hipotálamo, estimulando el nervio vago,  mejorando tu digestión y respuesta al estrés.

Respira hondo, por la nariz. Cuando respiramos superficialmente todo el día, como un conejo asustado, los “sensores” de emergencia alertan al cuerpo de que estamos siendo atacados y que necesitamos un flujo constante de adrenalina y cortisol. En cambio, cuando respirsa en los lóbulos inferiores de los pulmones, los sensores calmantes le dicen a tu cuerpo que se calme. Respirar por la nariz, lenta y profundamente, es especialmente efectivo para desencadenar la respuesta de calma.

Cultiva la presencia, y libera esos músculos apretados. Entrar en el momento presente es tu pase para normalizar el cortisol (asumiendo que no estás siendo atacado en este momento y requieres un enfoque agudo). La mayoría de las mujeres que vemos inconscientemente tensan sus músculos, ya sea en la mandíbula, el cuello, los hombros o la parte baja de la espalda. El yoga enseña cómo liberar la tensión muscular, y esto ayuda a reducir el cortisol.

Inversiones. Cada vez que pones los pies por encima del nivel del corazón, incluso con las piernas estiradas contra la pared, activas tu sistema nervioso parasimpático, el contrapeso de reposo y digestión en lugar de luchar o huir del sistema nervioso simpático.

Asegúrate de hacer la pose de cadáver (Savasana). La pose final de una práctica de yoga, llamada Savasana en sánscrito, que significa “pose de cadáver”, es considerada la pose más importante, y la más difícil, porque es donde se integran las prácticas clave para aliviar el estrés. Mientras estás acostado boca arriba, cierra los ojos, respira profundamente y sintonice con un estado mental claro y cambios sutiles de energía en su cuerpo.

Pronto daremos noticias sobre las mejoras que hemos hecho al programa, y se avecinan colaboraciones muy interesantes con especialistas en apoyarnos en cada vez más, entrenarnos para manejar estos niveles de estrés. ¡Síguenos en redes para mas información!

Fuentes:

Epel E, Daubenmier J, Moskowitz JT, et al. “Can meditation slow rate of cellular aging? Cognitive stress, mindfulness, and telomeres.” Annals of New York Academy of Sciences 1172 (2009): 34–53; Jacobs TL, Epel ES, Lin J, et al. “Intensive meditation training, immune cell telomerase activity, and psychological mediators.” Psychoneuroendocrinology 36 (5) (2011): 664–81. PMID: 21035949. 2

Banderet LE, Lieberman HR. “Treatment with tyrosine, a neurotransmitter precursor, reduces environmental stress in humans.” Brain Research Bulletin 22 (4) (1989): 759–62. 21 Jacobs GD. Say Good Night to Insomnia. New York: Holt Paperbacks, 2009.

Norager CB, Jensen MB, Weimann A, Madsen MR. “Metabolic effects of caffeine ingestion and physical work in 75-year-old citizens. A randomized, double-blind, placebo-controlled, cross-over study.” Clinical Endocrinology (Oxford) 65 (2) (2006): 223–28; MacKenzie T, Comi R, Sluss P, Keisari R, et al. “Metabolic and hormonal effects of caffeine: randomized, double-blind, placebo-controlled, crossover trial.” Metabolism 56 (12) (2007): 1694–98.

Bjorntorp P, Rosmond R. “Obesity and cortisol.” Nutrition 16 (2000): 924–36. doi: 10.1016/S0899-9007(00)00422-6; Daubenmier J, Kristeller J, Hecht FM, et al. “Mindfulness Intervention for Stress Eating to Reduce Cortisol and Abdominal Fat among Overweight and Obese Women: An Exploratory Randomized Controlled Study.” Journal of Obesity (2011)

JankovićD, Wolf P, Anderwald CH, et al. “Prevalence of Endocrine Disorders in Morbidly Obese Patients and the Effects of Bariatric Surgery on Endocrine and Metabolic Parameters.” Obesity Surgery 22 (1) (2011): 62–69.

Langenecker SA, Weisenbach SL, Giordani B, et al. “Impact of chronic hypercortisolemia on affective processing.” Neuropharmacology 62 (1) (2012): 217–25.

Gold PW, Goodwin FK, Chrousos GP. “Clinical and biochemical manifestations of depression. Relation to the neurobiology of stress.” New England Journal of Medicine 319 (7) (1988): 413–20; Barden N, Reul JM, Holsboer F. “Do antidepressants stabilize mood through actions on the hypothalamic-pituitary-adrenocortical system?” Trends in Neurosciences 18 (1) (1995): 6–11; Holsboer F. “The corticosteroid receptor hypothesis of depression.” Neuropsychopharmacology

(5) (2000): 477–501; Pariante CM, Miller AH. “Glucocorticoid receptors in major depression: relevance to pathophysiology and treatment.” Biological Psychiatry 49 (5) (2001): 391–404; Irwin MR, Miller AH. “Depressive disorders and immunity: 20 years of progress and discovery.” Brain Behavior and Immunity 21 (4) (2007): 374–83; McGirr A, Diaconu G, Berlim MT, et al. “Dysregulation of the sympathetic nervous system, hypothalamic-pituitary-adrenal axis and executive function in individuals at risk for suicide.” Journal of Psychiatry and Neuroscience 35 (6) (2010): 399–408; Howland RH. “Use of endocrine hormones for treating depresssion.” Journal of Psychosocial Nursing and Mental Health Service 48 (12) (2010): 13–16. 27 Doecke JD, Laws SM, Faux NG, et al.

“Blood-Based Protein Biomarkers for Diagnosis of Alzheimer’s Disease.” Archives of Neurology (July 16, 2012):1–8. doi: 10.1001/archneurol.2012.1282.”

“The Hormone Cure: Reclaim Balance, Sleep, Sex Drive and Vitality Naturally with the Gottfried Protocol

No Comments

Post a Comment

Descarga la guía para mejorar tu digestión y tiroides
Te enviaremos contenido útil una vez al mes.
Respetamos tu privacidad